Nuestros discos favoritos del 2017

(Selección y textos por Equipo DdAF + colaboradores).

Hace unos días, leímos por ahí una nota que intentaba sostener una idea bien provocativa respecto al escenario musical local de este 2017 y que se resumía en la frase “hubo movimiento en Chile, pero muy poco avance”. Sin embargo, cuando nos dimos la tarea de elegir nuestros discos favoritos del año, terminó pasando lo mismo de siempre: nos costó elegir cuál disco, todos teníamos más de una opción, nos duele que algunos discos queden fuera de este listado, etc. Entonces, ¿De verdad hubo tan poco avance?

En esta ocasión, hemos participado cinco miembros del Equipo DdAF, junto a cuatro colaboradores/invitados, eligiendo nuestros discos predilectos de este 2017. De los nueve discos escogidos, seis de ellos corresponden a obras debut. Revísalos a continuación:


“Los vientos y las ganas” – Animales Extintos

(por Francisco Guerra).

A la banda de Plin, Javi y Ale la conocí el año pasado en el Nuevo Verano, era la primera vez que los veía. Me acuerdo que no cachaba ninguna canción, pero cuando tocaron “Déjame volar sobre tu cuerpo” (no sé si ese es el nombre o aún no le ponen uno jeje) me encanté y traté de seguir la letra (ya, si tampoco  es tan difícil…). De ahí en adelante, los busqué en yutub, porque no sabía de dónde más escucharlos; después recordé la magia de las páginas pa bajar videos y convertirlos a .mp3 de YouTube, así que descargué los registros de Cortando el Aire y la sesión acústica que hicieron con PicnicTV (gracias por tanto).

Cuando sacaron su EP, “Los Vientos y Las Ganas” fui el primero (o casi) en compartirlo y escribir sobre sus canciones. Estaba feliz y enojado, lo primero porque conchetumare que suenan bien y, lo segundo, porque dejaron canciones tan buenas, como Llovizna, Santiago en Primavera (mi preferida por largo tiempo) o la que dije más arriba, fuera del disco. Pucha, pero, no puedo enojarme si, tal como gritó una chica en su presentación pal cumple de Piloto, “¡son mi banda favorita!”. Me carga perderme sus presentaciones tanto como me carga la gente que no salta ni baila con sus canciones, básicamente porque es cuando mejor lo paso. Quien no gritó “¡DALE PLIN!” a too hocico, que lance la primera piedra.

Este año, Animales Extintos y su primer disco me acompañaron en todo momento. En mi primer año de U, en mis primeras tocatas ayudando como organizador, en mis primeras rabias con quienes fueron ídolos y en la primera vez que me vi sobrepasado por tanto que hacer, que ver, que escribir. Animales Extintos gracias por las ganas (ya que te cagai con los vientos, ¡ay, que hace calor!).

“Amigurumi” – Playa Gótica
(por Karen Santander).

La primera vez que vi en vivo a Playa Gótica fue en Ruidosa en marzo de este año, y quedé impactada. Primero, con el pelo de Fanny y segundo, con la energía de la banda, sólo me daban ganas de saltar y saberme los temas para corearlos con la pasión que ellos mismos transmiten desde el escenario. Estaba expectante con el lanzamiento de Amigurumi. Ya me venían convenciendo hace rato con su música y además, con sus fotos promocionales por redes sociales con esos colores básicos de fondo y en sus ropas.

Me encanta que no sea un disco plano, que sus canciones sean como una montaña rusa, con ritmos ochenteros, funk, rock, punk, pop, en fin, hasta unos sonidos medios bossa nova creo que escuché. Me gusta que no se casen con un estilo, pero que la esencia sea la misma y exista una unión a lo largo del disco. Si bien es un disco extenso, creo que hubo una buena elección en el orden de los temas. Comienza y termina con dos muy potentes y bailables, “Bailando” y “Extraños Visitantes”.

La voz de Fanny, en una opinión muy personal, a ratos me recuerda a la de Nicole, con tonos dulces y gritos rockeros. Creo que con eso le da un sello a la banda y definitivamente la hace ser (su voz) un instrumento fundamental. Mi favorita del disco es “Extraños Visitantes”, cuando la escucho automáticamente me muevo. La velocidad de ese bajo y su ritmo medio ochentero, la psicodélica y rockera guitarra, la batería y sus cencerros dando intensidad y rítmica, la potente voz de Fanny a ratos casi susurrando a tu oído, te invitan a bailar. Que sea el último tema del disco, te deja con ganas de más!

“Daniela Gatica” – Daniela Gatica
(por Tillo).

Conocí este disco gracias a los mensajes que llegan a nuestro correo cada semana. Pinché el link a YouTube y fue amor a primera escucha. La voz impecable de Daniela Gatica hace gala de sus atributos mezclándose con distintos ritmos y géneros expresados por una fina selección de arreglos. La experiencia de recorrer las 11 canciones que componen el álbum se asemeja mucho a caminar por una feria libre en una tarde primaveral: nos encontramos con miles de formas, colores, sabores y texturas. Toda una variedad de elementos dispuestos ahí para deleitar nuestros sentidos.

Preparen sus carritos de feria y déjense cautivar por Daniela Gatica.

“Loza” – Niña Tormenta
(por Catalina Paz).

Porque este disco llegó e inmediatamente supe que sería mi favorito del año. Tanto que no pude aguantarme para incluirlo en esta lista y le hice un Querido Diario. Lo escojo porque considero es una producción que supo cómo hilar cada pieza, cada detalle, para entregar un resultado impecable de suma prolijidad. Me parece que si hubo un concepto creativo de fondo, que diera unidad al trabajo, éste se logró súper bien, y si no lo hubo, bueno, la Tiare y sus aliados tienen algún poder o cuestioncita esotérica que los acompaña.

En lo más íntimo, cada canción de este disco, me invita a un recorrido profundo por recuerdos y ánimos de otros tiempos. La voz orgánica de Niña Tormenta, pienso, empuja a ese reencuentro necesario con aquello que somos y creemos vamos dejando atrás como quien supera niveles en un juego de video; a poder toparse con esa pre-historia de frente, para tratar de entendernos y querenos un poco más, con todas nuestras sombras y bondades. Me parece una invitación honesta, de esas que uno no puede rechazar.

Por último, y en una línea similar, la cercanía de Tiare al folklor, hizo que pudiese llegar a nuestros oídos, un disco que lo reposiciona y le da valor. Considero que es correr un riesgo en un momento donde hay otras formas de composición, otros sonidos que han ido ganando terreno para poder establecerse, ganar un público, sentirse cómodos con lo que hacen. Me gusta que Niña Tormenta no le tema a hacer lo que ama, a hablar de aquello que siente, para que otros piensen, aprendan si quieren, se emocionen y la acompañen desde ese lugar lindo que teje con autenticidad, sin preocuparse tanto por cuál es o no, la zona de “confort” que exige, de vez en cuando.

Por todo lo que he contado y quizás muchas cosas más que no puedo poner en palabras, es que mi corazón agradece este tipo de creaciones, y que existan personas tan lindas y valiosas como la Tiare.

“Migración” – Patio Solar
(por Carlos J.).

A este disco le puse fichas desde su primera versión, lanzada en febrero de este año. Y si bien nunca me molestó el detalle “de la grabación de las voces”, es finalmente la segunda versión revisada, presentada hace un par de meses, la que tengo en mi celular y escucho comúnmente.

“Migración” me atrae porque siento que es un disco donde Patio Solar juega con una clave distinta a la que venía trabajando. He leído mucho por ahí que tras sus dos trabajos predecesores (el LP “Temporada” del 2015 y el EP “Los movimientos” del 2016), se esperaba un disco con otras propuesta sonoras por parte de la banda; pero creo que es una responsabilidad que no tenía por que asumirse en esta ocasión (más todavía si se tiene en cuenta que las canciones de este disco fueron compuestas incluso antes del primer larga duración). Muchas expectativas para tirarle encima a estas 10 canciones.

Y claro, en estas 10 canciones no existe una propuesta tan pop, de temas con coros más pegajosos; sino que mucho más ruido, arreglos de guitarra más densos y letras que no cuentan tantas historias sino que se van mucho más pa’ dentro de uno mismo. Creo que, a diferencia de sus antecesores, los temas de “Migración” son mucho menos separables uno de otro, y los 30 minutos de duración me terminan dando una mayor sensación de complicidad en conjunto. Al final es un disco que “me dejó con la duda”, pero de esas dudas que te ponen intruso; que me dieron más ganas de escucharlo varias veces para darle vuelta: me dejó más colgado. Y, con el tiempo, terminó convirtiéndose en el que más me acompañó en este año.

“Logística Imperial” – Celibatos
(por Camila Luengo).

Recién este año escuché a la banda Celibatos, aun cuando existen hace rato (perdónenme pero el problema no es de ellos, sino que mío porque siempre llego tarde a todo), y su tercer trabajo “Logística Imperial” es mi favorito de este 2017.

Con un rock-pop bailable, lo que más llamó mi atención como mi disco destacado del 2017 fueron las letras, que es en lo que siempre me fijo; más que en los arreglos o melodías (debe ser porque no toco ni el timbre).

Pero de todas formas el sonido potente y fresco obviamente van de la mano con las letras que llevan a la reflexión como en ‘Distraída Moral’, donde se cuestiona la moralidad y las relaciones sociales, ejemplo los amigos. O en “Aprendiendo a pensar” cuando dice “Y aunque // me ha costado // entender que la verdad // no es mi verdad” me cuestiono a mi misma con las recientes elecciones presidenciales, pues según la propia opinión de uno y de los amigos que nos rodean, se daba por ganador a otro candidato (</3).

Y así, suman y siguen los versos que nos nos interpelan y que es lo que más rescato de este EP.

“Como talar un alerce” – Como talar un alerce
(por Sebastián Monzón).

El arte aparece en los momentos precisos, esa es una de sus mayores virtudes. Está ahí, al alcance de la mano cuando más se le necesita, cuando hace falta un motivo, un hombro, una razón.

Eso fue lo que me pasó con “Cómo talar un alerce” (CTUA), proyecto personal de José Antonio Mena (Don Gavino) en el que en solo 8 canciones instrumentales, propone un viaje tan personal y trascendente que es imposible no ser tocado. Son bosques, ciudades, playas, cielos de hermoso celeste e infiernos de potente lava, es un recorrido variopinto en constante movimiento, un vehículo mágico que se transforma cada tres minutos y que atraviesa distintos niveles: desde la alegría, la euforia, hasta la más solitaria melancolía o la más visceral rabia. Todo de una sola tirada, sin estaciones intermedias, sin mucho aviso previo.

Es un disco personal desde su creación, que retrata una visión subjetiva del entorno, del arte, del impresionismo, que nace de viajes en bicicleta, de encierros y de odios, pero que a su vez entrega tal libertad de interpretación que el sentido que cada uno le da a las canciones termina por transformarlas, sacarlas de su estado de quietud, arrancárselas a su creador y aportar lo propio, convirtiendo el álbum, poco a poco, a medida que avanza, en una experiencia colectiva, es una obra que comienza de una forma y concluye de otra absolutamente distinta dependiendo de quien la esté escuchando.

La ausencia de letras es uno de los puntos que más aporta a la experiencia, ya que deja de manifiesto, inmediatamente, que el único lenguaje en juego es la música, y que desde ahí es posible viajar en él de forma más libre, dejándose llevar por imágenes más que por palabras, permitiendo que los sonidos se transformen en colores, en aromas y texturas apuntando siempre a desentramar los complejos procesos personales en un paseo simple y amable, que acompaña pero no interrumpe, que transporta pero no obliga.

En resumen, un disco perfecto para sentarse, darle play, y revisar nuestros propios pasos a lo largo de este convulso y extraño 2017.

“Anhelario” – Emisario Greda
(por Daniela Jaque).

Me acuerdo que esta bandita llegó a mis oídos muy a la mala, estaba a mitad de semestre y en una madrugada de estudio llega mi hermano para hablarme de estos chiquis y su primer álbum que acababan de lanzar. A penas escuché que participaba la Yaney, me dieron ganas de escucharlo (simplemente amo su vocecita), y fue como la mejor decisión que tomé en el año¿?¿??? Automáticamente el “Anhelario” se convirtió en el soundtrack de mis noches de estudio, viajes por Santiago y la tranquilidad de la ducha.

Cada una de sus canciones alcanzaba a tocar mi intimidad en cuanto a mi vida cotidiana, forzando a un reencuentro conmigo misma e invitándome a reflexionar particularmente en las expectativas que de mí se tenían. Todo esto sumergido en los múltiples y delicados sintetizadores que junto con la batería agarraban intensidad en los momentos precisos, convirtiéndose en mi mezcla favorita del año.

Pd: Saludos al batero, siempre recordaré su extrema expresión de felicidad tras sus baquetas. Me quitaste la depresión <3

“Dimensiones” – Amarga Marga
(por Francisca Abarca).

Además de algunos de los títulos de esta selección que me gustan mucho, no podía faltar “Dimensiones”, el más reciente disco de Amarga Marga. Si ya conocen a la banda, pero aún no escuchan el disco, no esperen encontrarse con la misma onda de “Mi Arma Blanca”. “Dimensiones” tiene su propia energía, atmósferas sonoras y más sintetizadores.

Pese a la intensidad y ritmo casi bailable de algunas canciones como “A Veces Boy” y “Dimensiones Paralelas”, en el disco predomina un tono reflexivo y crítico, con canciones un poco más lentas y donde las emociones afloran con mayor fuerza. Hay letras que nos interpelan de forma directa (póngale atención a “Hazte el favor”!!) y otras que hablan de la realidad que nuestra generación vive ante la tecnología y las redes sociales, con sus lugares y recuerdos virtuales: nueva maldición.

Cómo olvidar mencionar “Mochi Cora”, el primer adelanto que nos dieron, porque pucha que dan pena los versos que escribió Diego (los stickers que nunca pegamos ☹ ). Y tampoco dejemos fuera “Casa”, la grata sorpresa que nos encontramos, una hermosa canción escrita y compuesta por Nahi.

En fin, los invito a descubrir los nuevos sonidos que nos proponen los chicos de Amarga, y disfrutar este disco tanto como yo ❤.

***

Como siempre, están invitados a comentarnos cuáles fueron sus discos favoritos de este año. Les dejamos un par de links con recuentos anteriores que quizás les gustaría revisar:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *