Nuestros discos favoritos del 2016

(Texto por Equipo DdAF / Invitados RØ y Javi).

Ha llegado la temporada de recuentos, rankings y todo el asunto. Una época odiada por muchos y detestada por otros, la cual siempre trae peleas y discusiones en redes sociales. Eso es lo que buscamos, queremos ver el mundo arder. No, mentira. Sólo deseamos contarles cuáles fueron nuestros discos regalones de este año que ya se va. Quizás algunos no los escucharon, se les pasaron entre tanto meme de Facebook, aunque no creo, nuestros lectores son muy aplicados y siempre están al día. Después de toda esa intro innecesaria que no lleva a ninguna parte dejo con ustedes la lista de nuestros álbumes favoritos del 2016:

EL COMODO SILENCIO DE LOS QUE HABLAN POCO – RUN RUN
(Seleccionado por Francis).

Hubo hartos discos que me tuvieron pegado este año, escuchándolos una y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra vez, pero, sin dudarlo, aquel que más me marcó estos doce meses fue el de EL CÓMODO SILENCIO DE LOS QUE HABLAN POCO, “Run Run”. Aún recuerdo las emociones que me produjo la primera escucha de “Tiempos Bajo el Sol” en formato discoeditadobacán, mi lucha por tratar de recitar el diálogo argentino de “Viento en la Cortina”, el ir gritando por la calle las letras de “Jardines” y como movía las patitas en el metro mientras me hacía mierda las estructuras internas del oído con todas las canciones de este disco a máximo volumen. Si quedo sordo podré decir que valió la pena. Gracias Yaney, gracias Sergio, gracias Vado, gracias Franco, gracias Matías.
Mejor banda y mejor disco del pinche 2016 #lodijeyqué.

ALEX ANWANDTER – AMIGA
(Seleccionado por RØ).

Este año comenzamos con noticias del regreso de Alex Anwandter con un tercer álbum; en ese momento sólo pudimos conformarnos con el estreno del single “Siempre es viernes en mi corazón”, contagiándonos del ritmo bailable característico del músico  con la colaboración de Miranda. Fueron pasando los meses y en abril Alex nos compartió su LP “Amiga” mostrándonos un nuevo escenario social, como es costumbre en sus creaciones, a través de su constante viaje racional-espiritual, capturando diferentes fotografías de cómo nos comportamos, de cómo nos expresamos y creamos redes que aportan a las estructuras psicosociales de cada individuo.

Si esta reseña la hubiese escrito hace 10 años atrás, con la misma edad actual,  sería totalmente diferente la manera de llegar a los receptores, algo así como una declaración bastante superficial sin involucrarse demasiado, o sea reprimida de emociones, traicionándonos constantemente, una forma de no florecer de la consciencia. Simplemente, en ese tiempo muchos se conformaban con existir, ser funcionales, tener una validación del resto entregando energía adolescente-juvenil a esquemas tradicionales-conservadores que sólo fingen una imagen de nación. Gracias a energías universales o leyes de la física cuántica, como sea,  la corriente del pensamiento-consciencia del mundo mundial fue tomando fuerza, permitiendo tener mayores conexiones con otros movimientos de pensamiento que comenzaron a abrir las mentes, expandiendo las posibilidades de la tolerancia frente a las diferentes minorías.

En este contexto, los que nos hacemos parte de aquellas minorías hemos cargado, al igual que el común de la gente, con amores, desamores, amistades, desamistades, ilusiones y desilusiones. Hemos experimentado en nuestras existencias nuevos desafíos, riesgos y no ha sido fácil dejar ir esos fantasmas, prejuicios e ir soltando las represiones. Hoy somos un poco menos opacados, un poco menos insultados, un poco menos indicados con el dedo e iremos por mayor integración, por mayor revolución de la conciencia y por mayor aceptación, aún queda camino por recorrer.

El álbum Amiga resume, relata y destaca lo que muchos no se atrevieron a decir en su momento o que aún no se atreven a hacerlo. Es una manera implícita de ser una especie de portavoz de todos los tiempos vividos sumergidos en un romanticismo popular dejando registro mental-musical, en donde los involucrados podemos sentirnos cómodos de explorar y por sobre todo de compartir sin complejos, así nos permitimos avanzar y evolucionar con el resto para erradicar “las minorías”.

Se agradece infinitamente las energías de Amiga con sus honestas composiciones que personifican a una generación que reflexiona con  recuerdos y heridas para dar lugar a otras vidas; que por cierto nos dejará atrapados por mucho tiempo hasta que volvamos a pasar otra década y nos reconozcamos con franqueza como si estuviésemos en la orilla del mar visualizando las olas que arrastran historiasque serán un instante del ahora dejándolo ir con nostalgia del ayer.

Gracias Amiga.

ASES FALSOS – EL HOMBRE PUEDE
(Seleccionado por Tillo).

Una fresca noche de primavera me llegó una sorpresiva invitación para escuchar este disco en un pre-estreno secreto. La ansiedad era mucha y una vez expuestos los 10 temas que componen “El Hombre Puede” respiré tranquilo y en paz. Mi primera sensación fue la de querer contarle a mis amigos que el disco les iba a encantar, esa fue mi impresión inicial. Obviamente con algunos me equivoqué y con otros acerté. En lo personal sentí que estaba frente a un álbum impecable que suena increíble, tanto así que llega a dar gusto escucharlo a todo volumen. La primera mitad se pasa volando, la segunda es para darle más atención. Sobre las letras de Cristóbal Briceño varios han hablado de que ya no son tan buenas. Sólo puedo decir que “Trato hecho” es una de las mejores composiciones del vocalista de Ases Falsos y se anota como una de las grandes canciones de este año. Detalle no menor es la dirección musical de Martín del Real, quien realizó un acabado trabajo de producción en las canciones. Cómo suena esa batería, los teclados ¡cómo suena todo, weón!

Disco redondo, cerrado, no agota, se renueva. Todavía lo escucho a diario en mis viajes de micro y sigue encantándome. La calidad de Ases Falsos va en subida, ajustando la puntería y actuando con mesura cuando corresponde. Que el disco contenga sólo 10 canciones expresa un poco eso. A veces la fiesta se arma tan sólo con un par de botellas.

MEDIO HERMANO – LUCHA LIBRE
(Seleccionado por Cata).

Este año en lo personal fue terrible; principalmente porque me enfrenté a esa sensación de no saber qué viene después de cinco años de estudio en la universidad, de funcionar bajo protocolos e ideales que pintan el futuro de colores porque se es profesional. Esa disimulada tentanción de todos los más ansiosos que en cuarto o quinto quieren hacerte rápido un adulto a los 23, se fue aún más en collera durante estos meses para mí. Entre medio de una tesis pajera e interminable como si de mentira fuera, de una relación adolescente en crisis, de limpiar pisos ajenos y penas ajenas, apareció Lucha Libre.

Cuando la presión de que las cosas no resultaran, de que la incertidumbre me abatiera mientras timbraba boletas en el trabajo mutifuncional que me acogió, las canciones de este tremendo disco me sostuvieron como nada ni nadie pudo. La mayoría de sus letras hacían que me repitiera que es posible no saber qué camino tomar, o incluso, que es posible negarse a encontrar uno. Difícil resulta porque igual venimos medios pre-fabricados. Este disco significó y significa para mí la lucha cotidiana, el resistirme a crecer, a definirme, a que las exigencias sociales y la amargura tomen control de mi vida. Es resignarme a creer que existen siempre las soluciones. Escuchando Lucha Libre me atreví a hacer algo con este tedio, este miedo a que el mundo no pare nunca y yo sí, y me pierda en la parálisis cotidiana. Me llegó a tal punto que le tomé valor a todos los orificios que dejan pasar la luz cuando uno cree ver todo nublado: yo lo hice escribiendo, yendo a tocatas, asumiendo el desgano, permitiéndome el enredo y la abulia.

Esa organicidad del disco, los sonidos que recorren un bagaje de estados anímicos, hacen que me funda totalmente con esta composición. Me atrapó ese tránsito entre bases y ritmos nostálgicos, que dejan en el ambiente un airesito esperanzador, estoy pensando en “Lugares Comunes” o “Nuestro Escape” por ejemplo, y otras apuestas que hacen bailar y cantar disfrazando maravillosamente el hastío y la rabia: “Constelaciones Nuevas” podría ser. Mi favorita de las favoritas.

Nada más po. Lucha Libre, gracias por tu compañíaaa! ♪

PEDROPIEDRA – OCHO
(Seleccionado por Murielyn).

Confieso que no le di la oreja apenas salió, porque soy porfiá, nada de f5 ni obligaciones, todo a su tiempo. Pasa que con Pedritosubercasoux uno no sabe muy bien a lo que va, a pesar de tener una manera muy propia de cantar, los temas en sus discos no siguen un orden o estilo claro y eso puede gustar o no.

Este disco en particular, más allá de sus ritmos, está recargado de mucha nostalgia y protesta a un mundo ajeno que tiene partida con el coro de “Todos los días”, que en mi opinión, es un himno a mandar todo a la mierda y vivir como se se le antoje a cada uno. Y me resulta algo muy personal, siento que Pedro se vuelve mi compadre en esos días en los que me pierdo de mi yo real, el disco, muy escondido tiene esa búsqueda de su creador por reencontrarse o buscar su identidad y se refleja/me reflejo en todos los temas. Ese sentido de no pertenencia en Pelusita, el idealizar un mundo que ya no existe en la siguiente y frases que me llegan al alma como “y tu persona perdida entre toda la gente” o “Trata de convertir en aire tu dolor, hasta que vuele por los techos en silencio. Quizás son rollos míos y me pilla en tiempos so depressiv, pero como Piter dijo una vez “es convertir mierda en flor” y se lo agradezco, me hace sentir bien saber que SOMOS TANTOS MATANDO EL TIEMPO.

(Ah y en olita dice “quema mi pene”, sale en la letra del disco físico… para los que tenían dudas).

MISS GARRISON – AL SOL DE NOCHE
(Seleccionado por Jaque).

No me gusta mucho la idea de pensar que, con el tiempo, una banda llega a “madurar” en cuanto a su composición musical, porque esto puede significar que las nuevas canciones vienen a hacer un juego de reemplazo de las creaciones anteriores, como si estas quedaran necesariamente obsoletas. Por eso, una vez que me encanté con “Al sol de noche”, el último disco de Miss Garrison, traté de poner un poco más en práctica esta idea en mi cabeza.

He leído en varias reseñas que “Al sol de noche” viene a ser el punto cúlmine de una constante búsqueda sonora de la banda, pero creo que también se puede entender de otra forma. De hecho, creo que los 3 LPs lanzados por la banda (“Tire y empuje” en 2010, “DeAaB” en 2014 y el mencionado “Al sol de noche” este año) son cada uno un momento a lo largo del proceso que es en sí mismo el proyecto musical de Miss Garrison. Es un poco enredado, pero a lo que apunto es a que cuando escucho este nuevo disco, me encanto y enamoro de su música como totalidad; no puedo evitar que para comprenderlo debo mirarlo conjuntamente con los sonidos más primitivos de “Tire y empuje” y las propuestas más experimentales de “DeAaB”. Creo que cuando se habla de este nuevo disco como “un punto cúlmine” o como una música más “madura”, se pueden llegar a olvidar o desvalorar las propuestas anteriores, aun cuando todavía podemos encontrar vestigios sonoros similares al primer disco (como en “Pocket Song”) o al segundo (sobre todo en “Navegante”), e incluso incursiones que rozan con el pop (como en la canción que da nombre su último trabajo). Me parece que lo que sí se puede afirmar es que la música de Miss Garrison no es estática sino que más bien muy inquieta, lo que puede pensarse como una cuestión bien distintiva de la banda, y que se ve requetecontra afirmada en “Al sol de noche”.

Cuando pienso y escucho de esta manera lo nuevo de Miss Garrison, me voy a la quinta rama y creo que así mismo pueden ser pensadas las personas: nunca como una última versión de sí mismas ni tampoco con personalidades que son producto de un proceso de maduración, sino que más bien seres medios difusos y conflictuados todo el tiempo con lo que son. La única diferencia es que “Al sol de noche” consigue ser lo que es sin mostrar pretensiones (al menos explícitamente, ¿acaso alguien se atreve a definir su estilo musical?). Ya, me fui en la volá, muchas gracias a Miss Garrison por permitirme esto.

DIEGO LORENZINI – PINO
(Seleccionado por Javiera Gutiérrez).

De los discos más interesantes y entretenidos del año, quizás el más. Tanto así que podrías compartirlo con tu mamá, tu papá y tu hermano chico, pues la guitarra con sus melodías delicadas y las letras ingeniosas los van a terminar por conquistar a todos todos, incluida la maiga, las calilas y las mojo mojo. Diego Lorenzini nos regala un disco lleno de canciones preciosas, tomando humor, romanticismo, retratos de pequeñas historias, hasta un audio de Raúl Ruiz, para que cachís qué es bacán. 18 temas para llegar a la casa después de la pega, sacarse los zapatos y  tomarse un tecito recordando lo bueno del día (y de la vida). Sólo me falta decir: Sexo Amateur mejor canción del año vieja! (y Tutorial la más fácil de querer <3).

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *