Vívelo Fan: la música de Alex como florecimiento y lucha!

(Texto por Catalina Paz / Entrevista por Tillo / Ilustraciones por Murielyn).

El cuerpo como receptáculo, como bitácora ficticia que viaja en el tiempo. El cuerpo como continuo de lo más recóndito. El cuerpo como refugio pero también como testimonio y reclamo. Esta es la historia de dos cuerpos en uno, de un paulatino florecimiento; de dos cuerpos que, avivados y transformados por la música devinieron en única composición que resiste y lucha; que burla la negación, el desprecio, el mítico lugar supremo. Esta es la historia de Javiera, Alex [Anwandter] y Tomás.

Javiera pensó en aquel instante, que el peso de la negación sobre ella, doble en ese encuentro, quizás detendría el mundo, paralizaría los días y las estaciones del año. Profunda estocada al corazón. Decisión embustera y punzante. Pero, con la incertidumbre deambulando y los afectos encontrados, Javiera decidió seguir, abrirse paso entre y luego de su tormenta; aquella tempestad silenciosa que pronto despejaría.

“Bailar y Llorar” (2008) llegó al mundo en Septiembre, igual que su pequeño universo interior: Tomás. No fue el entretejer dérmico, orgánico, el que impulsó en este tiempo la bienvenida, la aprehensión de una posibilidad de reencontrarse a sí misma, para sí misma y junto con ello, de poder abrazar aquel florecimiento único… fueron voces, instrumentos, fueron esas diez canciones. Cada melodía, cada estrofa, parecía provocar en ella una energía cósmica y revitalizante. Javiera pudo entonces desterrar de sí, la idea de esa huida como un irreparable; pudo derramar la pena para finalmente bailar.

El paso de los años hizo que aquel día en Valparaíso, al corear y perderse escuchando el “Amiga” (2016) como un compañero de vida, con Alex y Tomás fundiéndose en un mismo espacio, Javiera creyera más que nunca en ella; que repasara su historia como una bandera de lucha, que quizás, con sus singularidades es también la de muchas. El valor, el cariño y la fortaleza que construyeron juntos, los tres, fue el florecer que hoy la hace auténtica y libre!

Agradecemos a Javiera por compartir esta experiencia tan íntima y emocionante con nosotros.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *