Querido Diario: Pasándolo bomba nuclear con Pedropiedra y sus cumbias en Bar Loreto

(Texto por Francisca Abarca / Fotos por Coke Mon).

Tras haberme perdido su show el pasado 8 de julio en el Teatro Cariola, no podía dejar pasar este formato más íntimo que ofrece un lugar como Bar Loreto. El pasado 26 de agosto, Pedropiedra nos demostró que no necesita de grandes escenografías y telones desplegables para hacer un gran show; es su música la que prende el ambiente, en especial una fría madrugada de invierno.

Se me hace imposible pensar en mis favoritas de “Ocho”, porque es un trabajo muy completo, pero al abrir con “Pelusita” y “Lluvia sobre el mar” dio totalmente en el blanco. Siguió con “Lima” y una versión de “Las niñas quieren” algo diferente a la del disco, más enérgica y movida, con ritmos que insinuaron sutilmente lo que estaba por venir.

21167250_1738032712874637_6470062764453568838_o

Ya habiendo calentado el ambiente y preparado al público, se tiró con todo a estrenar “Bomba Nuclear”, su nuevo EP de cuatro canciones hits versionadas en cumbia, recién salido del horno. Con “Inteligencia dormida”, “Para ti”, “Sol mayor” y “Rayito/Olita”, Pedropiedra nos hizo bailar, corear y mover todo nuestro cuerpo al ritmo de la cumbia. Entre voces distorsionadas, bailes, sintes y guitarra en el público, la recepción fue total.

21125447_1738038519540723_4236314791164338899_o

Cuando ya nos tenía a todos hipnotizados y para bajar un poquito las revoluciones, invitó a Gonzalo Yáñez a cantar “Luna Luna” seguida de “Pasajero”, con un delay en la voz que se sentía casi onírico y que sin duda fue coreado con mucha energía. “La balada de Jorge González” ya es casi un himno que nos hace explotar y “Todos los días”, con su melodía alegre se vuelve la mejor forma de cerrar el show.

21083192_1738028302875078_1142138288749859964_o

Pero Pedropiedra nos hizo disfrutar de tal forma, que le pedimos más, y volvió a regalarnos “Occidental” y “Ayayayay”, que cerraron de forma definitiva y con ovaciones la enérgica noche en el bar. En suma, vivimos un show potente y completamente energético, además de ser fresco; nada sonaba repetitivo ni predecible. La frescura es propia de Pedropiedra y su show, un sonido que sin pretensiones logra movernos y hacernos cantar muy fuerte. En definitiva, de uno a diez, lo pasamos bomba nuclear.

REVISA LA GALERÍA DE FOTOS COMPLETA ACÁ.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *