Música del Subsuelo: “Anhelario” (Emisario Greda)

(Texto por apondedip).

“Mírenlos, quémenlos, mátenlos”.

Fue tan insistente el sueño pero no lo dejé triunfar, me tuve que levantar y hacer la rutina del acorbatado. La luz interceptó en los pocos vestigios que quedan de mi rostro; practiqué toda gestualidad necesaria para no morir.

Recorriendo mi fiel carpeta musical, me encontré con lo nuevo de Emisario Greda. Y puse atención.

Sin planificar nada puse play y me entregué a la música. Quise diagramar mis siguientes pasos pero no atiné a más que cargar mi reproductor musical, tomar mi chaqueta para combatir el frío de la costa y salir a caminar tratando siempre de no pisar mis propias huellas.

La música sigue pero ahora anclada a mis oídos.

La armonía es sofisticada así que debo serlo yo también. El día parece detenerse mientras escucho el disco y levemente pienso que mis pasos fueron los más lentos siempre. Las guitarras conversan y una voz me dice que tenga calma, pero es difícil caminar cuando la música te invita tan cordialmente a flotar entre la masa, la persona de atrás creo que va algo apurada; le abro camino.

Los semáforos carecen de color, el cuerpo pide lluvia y extraño mi lugar… hay mucho apondedip por estos lares.

El disco mata los minutos mientras suena. El presente me ofrece una canción y los diablos en cada hombro desaparecen, vuelvo a un antes. Evito la micro; esta vez prefiero caminar, de todos modos me alcanza el tiempo. Tomo de la mano a mi  “yo” y nos vamos a dar un paseo acompañado de las cuerdas que dialogan entre arpegios y articulaciones. En el viaje abrazo todos los recuerdos, los estrujo y los vuelvo a guardar en aquel baúl pero esta vez no tan al fondo.

Podría devolverme y hacer esto de nuevo.

La sensaciones que la música transmite no son para nada desconocidas, las proceso, enmarco sus siluetas y al parecer me hacen mucho sentido. Anhelario es el perfecto compañero para adentrarte en los rincones de la ciudad hasta encontrar aquellos lugares que parecen ajenos pero cercanos al mismo tiempo.

Escucho su canto y el azul parece una buena opción. El sol va a salir y reflexiono ¿Cómo llegué hasta acá?

Las cuerdas parecen finalizar algo… podría escribir mil líneas pero por esta vez prefiero sacar mi termo y pasar el frío sentado mientras vuelvo a darle play desde el principio, nunca es suficiente diálogo cuando la compañía es tan buena.

Más de apondedip acá:
http://apondedip.blogspot.cl/

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *