Levantando Polvo: “El festival permite mantener viva esa rabia quinceañera de querer romperlo todo”

(Entrevista por Catalina Paz y Carlos J. / Foto por mosquito).

Este próximo 27, 28 y 29 de octubre se nos avecina la cuarta versión del Festival Levantando Polvo, instancia que ya se está volviendo un clásico en la escena musical local de bandas nuevas; contando esta última versión, serán ya más de 50 los artistas que habrán pasado por sus distintos escenarios, entre invitados locales e internacionales. Las actividades de este fin de semana se repartirán además en tres distintos eventos: el Pateando Pasto y la fiesta Tirando Pasos durante la tarde y noche (respectivamente) del día sábado, además del propio Festival los días viernes y domingo.

Ante tanta ansiedad, hemos conversado con tres integrantes del equipo de Levantando Polvo: Bill Poblete (BP), Eduardo Álvarez (EA) y Sebastián Silva (SS). En algunas preguntas hemos recibido visiones incluso personales sobre las inquietudes a las que los hemos enfrentado, a veces concuerdan entre todos y en ocasiones vemos diferentes perspectivas, cuestiones que nos hacen pensar en la variedad de formas que nutren esta bonita instancia. No damos más la lata, entérese de todo por sí mismo:

¿De dónde surge el interés de conformar Levantando Polvo? ¿Por qué organizar un nuevo festival en la escena local?

SS: “Básicamente con el Eduardo llevamos como 15 años escuchando música en vivo, entonces creo que en algún momento tenía que darse que nos atreviéramos a aportar algo más que sólo ir a tocatas y pagar la entrada. Y sobre el interés de seguir, ocurrió que una vez sentido el cariño y el apañe de algunos jóvenes que nosotros mirábamos con admiración, notamos que podíamos intentarlo de nuevo.
Luego mantener el nombre, el formato y ciertos principios, fue una decisión más consciente. Ya no somos tan jóvenes y me recuerdo muy claro y duro desde pendejo hablándome para no ser un adulto traicionero a mis sueños de niño y el festival permite mantener viva esa rabia quinceañera de querer romperlo todo pero ya más maduro y mediante gestión transversal, es lindo ver que se ha mantenido ya un rato abrigando corazones y sosteniendo el trabajo colectivo”.

En sus carteles anteriores destacan maravillosos cruces de bandas que pocas veces podemos ver, como Marcel Duchamp junto a Adrianigual o Maifersoni con Ninjas Mutantes Adolescentes. ¿Cuál es el afán tras esto? ¿Existe algún criterio en las bandas invitadas en esta versión o en las anteriores?

BP: “Supongo que este afán nace principalmente y de manera innata con un gusto musical variado que poseemos y compartimos las personas involucradas en la organización de la tocata, el cual rompe en algún grado con lo que podría considerarse, en lo que respecta a gustos, como purismo musical o algo así, el cual me parece es el natural resultado de una cultura que se ha construido en parte desde la intolerancia, las exclusiones y la intransigencia. Al parecer pertenecemos a una generación que se encuentra abierta a romper con esto, en algún grado somos conscientes de ello y de manera natural intentamos empujar un poco más”.

EA: “Quizás el afán sea pasarse por la raja el “no junta ni pega”, o sea diferenciarse a cualquier tocata de fin de semana, sumado a darse color (en buena) y sorprender al resto. Esos cruces son de las cosas que más me gustan del Festival, por ejemplo para el primera edición, el mismo día tocaron Las Olas y Planeta No, que nunca habían compartido fecha y claro, los otros ejemplos que ustedes dan tampoco, y creo que es bueno y hay gente que está abriendo espacios y estilos, sería bacán que pasara más aun”.

SS: “Si bien puede verse diferente, yo creo que se trabaja sobre los límites de una escena similar, para los que estamos más metidos los matices lucen y agradecemos que lo noten, pero aun así el trabajo de Oso el Roto y Gianluca o los que ustedes mismos nombran, no son un salto tan diverso creo yo. Cuando metamos más rap, cumbia o ese punk más visceral, estaré más convencido de estos pasos”.

Afiche Pateando Pasto(Afiche por Nicls Duprt).

En sus cuatro versiones, el Festival se ha venido realizando en lugares distintos. ¿A qué viene esta itinerancia?

SS: “Hay algo de rebeldía, repetir es facho hemos dicho muchas veces y nos esforzamos por buscar inspiración y energía en las emociones iniciales, llevarnos a un nuevo escenario cada vez nos aleja de vernos a nosotros mismos como poco novedosos o repetitivos. Como estamos en esto es importante llevar el relato a la gestión y así no quedar sólo en la estética de la búsqueda. Partir en un lugar distinto cada vez intenta expresar la forma en que sentimos este festival, siempre como un nuevo comienzo, desconfiamos un poco del aprendizaje, aparte en BAJ querían que pusiéramos sus logos y no lo aceptamos, así que tuvimos que mandarnos a cambiar, jaj”.

BP: “Quiero pensar que esta itinerancia se relaciona con nuestra inquieta disposición a la realización de cosas, con que necesitamos y queremos estar en más lugares y en esta ocasión llevarlo fuera del centro, para intentar de alguna forma descentralizar la cosa, aunque sea todo mentira ya que seguimos dentro del área metropolitana y llegamos en metro en 30 min, pero por algún lado se empieza o eso supongo, hay que intentarlo”.

Sabemos que se mueven bajo la premisa de la autogestión, e incluso han manifestado que está entre sus intereses sostener un mensaje de rebeldía en la forma en cómo hacen las cosas. ¿Nos podrían mencionar más sobre esta filosofía de trabajo y en qué prácticas se ve reflejada?

BP: “Yo pienso que en nuestro caso tomamos la autogestión en el sentido en que la organización se da de manera horizontal y colectivizada, así también la toma de decisiones, aunque se crean roles para encargarse de cosas especificas en general todos estamos trabajando en todo lo necesario para hacer andar el festival, nuestra forma de trabajo es siempre abierta y da para que gente que se encuentra interesada se acerque a nosotros y nos quiera apañar, dependemos caleta de nuestros amigos y así está bien“.

SS: “Uff para mí este es un tema importante, las etiquetas se manifiestan, autogestión, DIY o cual sea la palabra de moda nos lleva a tener que hacernos cargo de esto. Cuando empezamos, ésta era la única forma en que se veía posible y ahora luego de 4 versiones y más de 70 artistas que han participado me duele la guata pensar en marcas y conversaciones con cervezas o zapatillas. Veo permanentemente como las “organizaciones de base” se sostienen poco tiempo, discursos iniciales reivindicativos mueren por cansancio y peleas entre lxs miembrxs encausan a las personas a eso que se conoce como el camino más “normal” y se extingue esa flama inspiradora. Ex muchachxs rebeldes que derivan en snobs que tapan con caca su pasado renegado de lo que quisieron ser, se va la rabia.
Valoro mucho eso que nos trae hasta acá y traspasarlo a una gestión que haga cuerpo el discurso.
Tomamos herramientas y buscamos formas más ortodoxas y disidentes, donde existen ejemplos de organización que sirven de inspiración, sin ir más lejos, los mapuches que llevan harto tiempo más que nosotros acá responden a lógicas propias y diferentes, los okupas, las federaciones de estudiantes y ese despertar que hubo, los clásicos clubes sociales, por decir algunos. La juventud debe mirar más profundamente estos tipos de organizaciones y tratar de construir seriamente desde ahí y a largo plazo.
Es terrible saber que en Chile y de manera intencional desde un estado opresor en los 80s se reprimió la enseñanza sobre organizaciones contrarias al modelo capitalista, la economía social o del bien común como se le conoce dejó de ser un actor social-cultural- económico. Por ejemplo, el modelo cooperativo se extirpó y otras como corporaciones y gremios quedaron al servicio del dinero, perdiendo casi una generación completa el aprendizaje sobre cómo organizar un trabajo colectivo.
Bueno, respondiendo a su pregunta y las prácticas: Compartir la toma de decisiones lo más posible y repartir de forma igualitaria las ganancias que se generan, son dos elementos importantes para definirnos como un equipo de personas que trabaja discrepando al modelo social y económico imperante. Respetar el amateurismo y no tener miedo a equivocarnos por intentar hacer las cosas de formas nuevas también es importante. Tratarnos con cariño entre nosotrxs y dedicar tiempo a resolver nuestros problemas valorando la diferencia son inspiraciones constantes y nos obligan a marcar el camino. Es un aprendizaje medio extraño el cómo lo enfrentamos y está bien así”.

Afiche Tirando Pasos(Afiche por Clonqui).

Cuéntennos acerca del Pateando Pasto, contraparte que surgió en la tercera versión y que vuelve nuevamente (¿es legal? jiji).

EA: “De contraparte nada!!! Aliados y hasta el fin de los días!! El Pateando Pasto vuelve 100% legal, gratis, familiar, lleno de lindas canciones en el parque más hermoso de Santiago”.

SS: “jeje, sí es legal, pero prometemos hacer esfuerzos para rozar la ilegalidad jaja, ocuparemos los permisos que tenemos de manera correcta y cumpliremos nuestros compromisos 🙂
Es un lindo festival ese que se viene, tener amigxs tocando, artistas debutando y jóvenes que naturalmente darán mucho que hablar, lo hace un evento muy querido por nosotros. Vamos a pasar un día al parque. Luego nos vamos todos a la blondi 😮 y terminamos en la fiesta Tirando Pasos, domingo almuerzo y a compartir en Rojas Magallanes, abre Jimena Dominguez y cierra Cristóbal Briceño“.

En la última versión de Levantando Polvo realizada en abril, por primera vez hubo invitados internacionales en el cartel. Se vuelve a repetir la fórmula con la confirmación de Mi Amigo Invencible y Acá Hay Truenos de Argentina, ¿cómo llegan bandas extranjeras a formar parte del cartel? ¿Qué se espera con esto?

SS: “Hay que sumar a Jimena Dominguez [desde Argentina], con quien también estamos muy contentos, ya que ella nos contactó manifestando interés y nosotros dijimos de inmediato que sí, es uno de los shows imperdibles el domingo. Lo de los invencibles y los Truenos debemos agradecer a Diego Acosta, quien ha sido súper relevante en la gestión, un gran tipo que ha confiado en nosotros y ha hecho posible tener estas banas bakansisisismas.
Es potente ver como el festival crece, una de las razones de seguir está ahí, las bandas que quieren tocar, imagina que por la orgánica, siempre seremos más, esta vez son 29 los artistas y superan los 30 si contamos el lanzamiento, entonces las fronteras van cayendo. Quedamos medio al debe esta vez con bandas de regiones como Técnicas Manuales o Inarbolece pero estamos preparados para ampliar el campo de acción hacia otros lados y apoyar artistas de más lejos, vengan de donde vengan”.

Esta nueva versión contará con una Mini Feria (de varias cositas) para la que hace un par de semanas abrieron convocatoria ¿Qué los llevó a tomar esta iniciativa? ¿Es algo que piensan seguir haciendo a futuro?

EA: “Cuando leemos o escuchamos la palabra futuro, en un acto casi de reflejo respondemos que nunca sabemos. Como el Sebita siempre dice, el Levantando Polvo nace y muere en cada edición y la feria creo que tampoco escapará a esto, recibíamos siempre consultas al respecto y aparte de que es un ingreso para solventar ciertos gastos propios del Festival y viendo que Rojas Magallanes da para algo así, se hizo”.

SS: “No está en planes futuros. Aunque le hemos puesto harto cariño, mientras el levantandopolvo exista, los dos escenarios y dos días de duración, son el único compromiso explicito para con los asistentes. Entonces puede ir o no ir sin problemas, no hay mucho más tema que eso, ahora va y muy bien”.

Afiche Levantando Polvo(Afiche por Darinka Osorio).

Y por último, porque somos súper metidos curiosos, ¿Por qué se hacen llamar “Levantando Polvo”? ¿Qué quieren reflejar con ese nombre?

EA:El Manduca era el lugar donde se iba a realizar el festival, el patio estaba lleno de polvo, entonces si saltaban mientras vaciláramos a las bandas ese polvo se iba a levantar.
Levantando Polvo es una marca (?)”.

SS: “Bien dice el Eduardo, el Manduca es fundamental en el nombre, iba a ser una polvareda ese lugar donde lastima no fue la primera versión. Eso de la marca NO lo es, si alguien quiere verlo así que sea libre, yo no.
Sobre la otra vuelta del nombre: Es interesante eso de levantar polvo y poner el foco ahí, no en la huella que dejas al pisar. Si bien tuvimos ganas de hacer esto lindo, ordenado, distinto desde un comienzo, el foco estaba metafóricamente en el polvo que levantamos, no en la marca que dejamos, disfrutamos más ver ese momento de polvo en suspensión interactuando con el aire, que el zapatazo que pegas para que la física haga lo suyo“.

Agradecemos al equipo de Levantando Polvo por su interés en participar de esta entrevista con nosotros. ¡Nos vemos este fin de semana!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *