Música, nostalgia y distancia se entremezclan en la historia de Lean Bravo

Hace un par de semanas llegó a nuestro correo la historia de Lean Bravo, músico chileno que ha desarrollado su carrera en la escena musical de Berlín, Alemania. Oriundo de Quilpué, de padre chileno y madre alemana, vivió sus primeros 17 años en nuestro país para luego radicarse en el país europeo, por lo que creció bajo la influencia entre ambas culturas.

Hoy en dia, luego un par de años de arduo trabajo, Lean ha consolidado su crecimiento profesional como músico: recientemente publicó su primer EP “Made to fit” y ha logrado que sus canciones suenen en la radio alemana, en 2015 participó del Berliner Pilsner Music Award donde obtuvo el segundo lugar, consiguió un contrato con una editorial, formó un equipo de producción, abrió un estudio de grabación y formó su propio sello discográfico. Todo esto a la par de conocer y aprender a adaptarse en una nueva escena cultural.

No obstante, una consecuencia obvia de este camino fue el haberse alejado de su “lado chileno”, cuestión desde la cual surge un sentimiento de nostalgia que llevó a Lean a buscar la forma de acercase nuevamente a sus raíces. Desde este lado del mundo, se nos ocurrió apoyarlo invitándolo a participar de la siguiente entrevista; desde ya les adelantamos que sus respuestas vienen cargadas de mucho sentimiento. Les recomendamos que antes de empezar a leer, le pongan play al video que se encuentra el final de la nota para que la entrevista tengan su propia banda sonora. Lean nos comentaba que él sentía que tenia una historia que contar, y por medio de estas preguntas intentamos sacarla a la luz.

¿Cuánto tiempo llevas trabajando en tu carrera musical? ¿Hay algún hito en particular del momento en que decidiste dedicarte a esta labor?

“Es difícil identificar el comienzo. ¿Cuándo comienza una carrera musical? ¿Cuándo uno comienza a aprender a tocar un instrumento y a escribir canciones? ¿Cuándo uno decide dedicarse a la música? ¿O cuándo uno logra vivir de la música, es decir, convertirla en una “carrera”? ¿Por qué cresta comienzo una entrevista haciendo preguntas? Esta es la corriente de pensamientos que sucede en mi cerebro neurótico cuando me hacen las preguntas más simples.

Para mí, lo que marcó el comienzo fue el momento en el que me di cuenta de que lo que estaba haciendo tenía el potencial de conmover a la gente, pero que iba a tener que abordarlo con la seriedad de un trabajo. Esto pasó en septiembre del 2015. Por algún motivo llegué a la final de un concurso a nivel nacional de artistas acá en Alemania (Berliner Pilsner Music Award), y al ver la profesionalidad y el nivel de los otros artistas lo único que pensaba era “Qué haces aquí? No te mereces esto todavía…”.  No sé por qué exactamente alcancé el segundo lugar, pero para mí fue una experiencia increíble, y por sobre todo: una lección en humildad. Querís ser exitoso y que te tomen en serio? Entonces ponte las pilas, compadre. Ese día me quedó clarísimo que tenía que seguir haciendo esto y redoblar mis esfuerzos”.

¿Por qué decidiste radicarte en Alemania para desarrollar tu carrera? ¿Conocías algo atractivo de la escena alemana o fue más bien por algún motivo personal?

“Mi decisión se basó en varios motivos. Tuve el privilegio de hacer un intercambio estudiantil en Berlín cuando tenía 17 años, y sobra decir que me enamoré de la ciudad. Para mí era un lugar en el que nadie me miraba raro por ser alto, nadie me miraba de manera condescendiente cuando les decía que quería ser músico, en el fondo acá a nadie le importa qué hueá estás haciendo, qué ropa llevas puesta, a qué colegio fuiste, etc. Tengo que admitir que en Chile siempre me sentí como un bicho raro, y en mi mente angustiada adolescente nunca se me ocurrió que en Chile podrían existir otras realidades aparte de las que yo conocía, y que era cosa de buscar un poco, hacer el esfuerzo. Aparte que tenía unas ganas enormes de tirarme a la vida, comenzar de nuevo, ver qué otras cosas tenía para ofrecer el mundo.

Irme a Alemania fue el siguiente paso lógico para mí. Viví gran parte de mi vida en Quilpué con mi mamá, la cuál viene de Alemania. Aunque en ese momento no lo sabía, una parte de mi armonizaba con la cultura acá. Y en fin, así fue como nació la crisis existencial de mi doble ciudadanía, la cuál me condenaría a una vida de no encajar en ningún lado y de experiencias maravillosas al mismo tiempo  ¯\_(ツ)_/¯”.

lean-cuerpo1

Nos hablas de una necesidad por volver a conectarte con tus raíces chilenas, ¿de dónde crees que nace esta especie de nostalgia?

“Esa nostalgia fue algo que se fue acercando muy sigilosamente en los últimos 6 meses. Si antes de eso me hubieras preguntado: “Lean, te gustaría volver a vivir en Chile?”, mi respuesta hubiera sido “nicagando”. Este es un tema muy delicado, así que voy a escoger mis palabras muy cuidadosamente. Estando acá, me he acostumbrado a un cierto ecosistema social que en Chile simplemente no es posible todavía. Hay ciertas cosas que pasan en Chile con las que no estoy de acuerdo, como la injusticia social, el odio mutuo entre las clases sociales, el hecho de que la educación y la salud sean un privilegio y no un derecho, ese tóxico machismo que parece dominar nuestra sociedad a veces, la homofobia, esa cultura de castigo… las típicas hueás. No estoy tratando criticar a Chile, así es la cosa no más. Pero al mismo tiempo… Chile es mi hogar. Es la tierra que me vio nacer, es una parte de lo que soy. Alguien me dijo que a medida que uno va creciendo las cosas que más nos importan van cambiando, y que uno comienza a extrañar ciertas cosas después de dejar la patria. Puta que es cierta esa hueá. 

Por motivos de plata no he podido ir a visitar Chile hace más de tres años, y eso me pesa en el alma. Me doy cuenta de que a pesar de estar muy feliz aquí en Berlín, me hace falta esa conexión con la patria, ese “no se qué” que solamente lo puedo recibir en Chile. Ese acento característico, esos modismos llenos de encanto, esas frutas llenas de sabor, esa picardía latina, esos paisajes impresionantes que no era capaz de apreciar cuando vivía allá porque era demasiado ahueonao. Tengo demasiada fe en Chile. Observo desde acá y veo como el país va cambiando, se va desarrollando. Me estoy perdiendo ese cambio, esa lucha. Si me preguntaras hoy si volvería a Chile algún día, mi respuesta ya no sería “nicagando”.

Respecto a la escena chilena, ¿te interesa el trabajo musical de alguna banda actualmente? ¿Y sobre algún referente de la música chilena?

“Hablando de la escena chilena, ¿qué onda el inmenso desarrollo que ha habido desde que me fui? No sé qué tan documentado esté esto, pero veo que hubo un BOOM en la industria nacional, lo cual me da muchísimo gusto. Chile es un país lleno de talento original, y siento que la gente está más dispuesta que nunca a apoyar y a consumir música chilena de calidad. Eso sí, es súper difícil mantenerme al tanto estando tan lejos.

Recuerdo que el año en el que llegué a Berlín, una banda llamada Astro se sacó un disco epónimo que me sorprendió de la manera más agradable posible. En ese entonces no sabía que en Chile se estaba haciendo música tan refrescante y ambiciosa. Obviamente desconocía la oleada de artistas de la nueva generación cibernética “do it yourself”, los cuáles han cuestionado las convenciones sociales y musicales de nuestro país. La Javiera Mena es el clásico ejemplo de alguien que desafió la imagen colectiva del “músico chileno” y construyó su propia identidad. La está rompiendo esa mujer.

Otros ejemplos notables son Jiminelson, Nano Stern, (me llamo) Sebastián, Gepe, Alex Anwandter

Por el lado de la producción, tenemos a un loco tan establecido, diverso y prolífico como Pablo Stipicic, y al Diego Robles, un joven productor que no deja de sorprenderme con cada lanzamiento”.

lean-cuerpo2

¿Está en tus planes volver a Chile a trabajar tu música?

“No hay nada que me haría más feliz. Ya que me vine a Alemania antes de empezar mi carrera, nunca tuve la oportunidad de presentarme frente a un público chileno, o de colaborar con artistas chilenos. La plata siempre es un tema lamentablemente; es un sacrificio enorme hacer un viaje así. Apenas se presente una oportunidad, la voy a tomar. La próxima vez que vaya a Chile, sí o sí voy a tratar de conquistar algún escenario santiaguino!

Tengo muchas ganas de volver a escribir en español también. Es algo que dejé un poco de lado al venirme para acá. Últimamente he estado tocando “Tren al Sur” de Los Prisioneros con mi banda durante nuestros conciertos acá en Alemania, y sobra decir que se la bacilan entera los alemanes. Les encanta nuestro idioma, aunque no entiendan ni una hueá hahahaha”.

Agradecemos a Lean por ponerle tanto corazón a sus respuestas y acceder a participar con nosotros. Le deseamos mucho éxito en su trayectoria y lo esperamos cuando se pegue una vuelta por acá!

Para conocer más acerca de su proyecto musical, quédate atento a sus plataformas en la web, Facebook, Instagram y Youtube. Puedes ver a continuación el videoclip para “Good love”, estrenado hace solo un par de días:

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *