Conversamos con Yorka sobre su nuevo single-video y otras cositas: “Despedirse con pena de algo que quisimos caleta, pero bailando”

(Entrevista por Catalina Paz /
Foto portada por DelaCuadra Audiovisual /
Fotos nota por Jorge López C. tomadas en Sala SCD Vespucio).

Luego de dos años, Yorka comienza a dejar atrás su segundo LP Imperio (2015) para preparar el estreno de su próxima producción, la que será editada bajo el sello nacional Beast Discos. Este trabajo llevará por nombre “Humo”. El primer single estrenado por la banda fue el sencillo “Y bailamos tanto”, junto a un videoclip presentado en vivo en el show del pasado jueves 24 en Sala SCD Vespucio junto a Mora Lucay.

Quisimos conversar con Yorka Pastenes a propósito de este último estreno, pero como somos tan metiches curiosos, terminamos hablando también sobre algunas cositas más: orígenes sobre el nombre de sus discos, anécdotas en la grabación de la producción que se viene, e incluso de Axé Bahía y bailes en videojuegos. Lee la entrevista completa a continuación:

Ya han pasado un poco más de dos años desde el lanzamiento de “Imperio”, tu segundo disco… ¿Cómo defines esta etapa de tu carrera? Considerando tanto los tragos dulces como los amargos.

“Esta etapa la definiría como la seguridad en lo que creo, en lo que hago y en lo que soy. Han sido cuatro años desarrollando un proyecto, desarrollando una propuesta, haciendo canciones, preparando shows y he aprendido un montón sobre lo que quiero, y de a poquito voy descubriendo lo que no quiero, siempre son muchas más las cosas que quiero que las que no quiero. Estoy lanzando un single que produje yo misma, con un vídeo que co-dirigí y con un disco en el que he tomado muchas de las decisiones creativas, me siento segura de lo que quiero mostrar, no sé si sea bueno o malo, pero me causa tranquilidad saber que es lo más cerca de mí misma que he estado”.

¿Alguna anécdota que recuerdes en relación a “Imperio” específicamente? Ya sea de alguna tocata, viaje, etc.

“El “Imperio” es un disco lleno de anécdotas e historias por contar: le puse así al disco luego de ir caminando hacía el metro Santa Lucía preguntando al cielo si estaba bien el nombre o no, hasta que choqué con una fuente de soda que se llamaba “Imperio” y dije, okey se llamará así. Hasta lo musical, hay cosas de las que me arrepiento como no haber grabado todas mis guitarras por inseguridad, creyendo que los chicos tocaban mejor que yo y otras de las que me enorgullezco como haber sacado una canción y poner la maqueta de “Saturno” (que es la canción oficial del disco) unos días antes de mandar a hacer las copias, en esa canción hice todas las voces y la Daniela no participa porque la sacamos muy apurados. Grabamos una canción para el disco que nunca terminamos, se llama “Sin ganas” y no pudimos lograrlo, no la sentíamos”.

El proceso creativo de este nuevo periodo musical que ya se viene, ¿en qué se diferencia de los anteriores? (Canciones en Pijama [2013], Imperio [2015]) ¿existe alguna continuidad?

“La continuidad más esencial es que siguen siendo canciones mías, es la armadura lo que va cambiando y la principal diferencia es que tomé el control estético con el que vestiré mis canciones. Decidimos no trabajar con un productor y ser nosotros mismos bajo mi dirección quiénes creáramos y tomáramos todas las decisiones, a diferencia de los otros discos que tenían un productor.

Hay una parte importante del disco que sigue siendo la evolución de la banda, de buscar los sonidos de varias personas y plasmarlos en una canción, pero hay una parte del disco que es nueva y quizás tuvo un apresto en canciones como “Majestad” o “Mapamundi” en mi disco anterior, hasta “Si solo fuera yo” del Canciones en pijama, y es que son canciones acústicas y más simples, más sencillas y en dónde las voces son protagonistas”.

Yorka Lanzamiento videoclip Y bailamos tanto foto 1 por Jorge López C

Hace poquito lanzaste “Y bailamos tanto”, primer single del que será tu próximo disco “Humo” ¿De dónde viene el nombre del sencillo?

“El nombre llegó solo, como la canción. Mi nuevo disco tiene un color bien plasmado, tiene pena y melancolía, eso lo podrán escuchar cuando lo mostremos. Recuerdo estar componiendo “Y bailamos tanto”, salía sola, pocas veces me ha pasado, “Rinoceronte” también salió sola. Es una frase irónica, quería hablar del baile y de mi distancia con él, como si lo hubiese hecho siempre y siempre lo hubiese disfrutado, cosa que no es así”.

¿Cómo fue el proceso de composición?

“La canción la hice el año pasado en una noche de sábado en mi pieza, salió súper rápida porque me estaba ahogando. No pasaron muchos días y la llevé al ensayo, con el Pancho Ugarte pensamos en unas guitarritas con reverb medias muteadas, andábamos pegados con la Mariel Mariel y Caloncho, queríamos que la canción creciera como en un musical de película. Terminó teniendo un sonido muy vintage sin querer queriendo, con una guitarra eléctrica muy protagonista y con un beat especial. La canción no cambió tanto en esencia desde que la tocamos por primera vez hasta que la grabamos”.

Podría pensarse que la música sirve de puente para comunicar emociones y/o sentimientos, así como también el baile ¿Qué piensas de esto? ¿Es algo que compartes?

“Obvio que sí, el cuerpo es un medio de expresión importantísimo que muchos de nosotros no hemos desarrollado. Yo tengo caleta de trancas con el baile y me encantaría no tenerlas, admiro a todos los que tienen una inteligencia motriz desarrollada como para poder transmitir con sólo moverse. Yo bailo todo igual, es como hacer un disco con la misma canción”.

El video de “Y bailamos tanto” ya es realidad. Lo estrenaron hace poquito en la sala SCD Vespucio ¿Qué tal la experiencia?

“Uno de mis shows favoritos de la vida, la gente fue tan bacán que aún no lo creo, eran unas ganas de bacilar con nosotros que nos hicieron todo muy hermoso. Teníamos ganas de llenar la sala, era una tarea pendiente profesionalmente por la dificultad que tiene la SCD de Vespucio y lo tachamos de la lista”.

Yorka Lanzamiento videoclip Y bailamos tanto foto 3 por Jorge López C

Trabajaste como asistente de dirección del clip acompañando a Cristóbal de la Cuadra ¿Cómo fue esta labor? ¿Cómo te sentiste en el proceso?

“Fue agotador jajaja. Agradezco eternamente a Cristóbal de la Cuadra por asumir esta tarea conmigo, él estaba nervioso porque era su primer vídeo y quería hacerlo bien. Siempre he metido la cuchara en mis vídeos, sobre todo en la edición y en el guión, acá estuve pendiente de muchas cosas y le tomai el peso brígido a la pega audiovisual. En un momento me dije “pastelero a tus pasteles”, pero ya estaba muy enamorada de la idea y necesitaba sacarla a flote. Plasmar en imágenes una canción es todo un desafío, fue bonito estar acompañada por Cristóbal y sacar adelante la idea. Me gusta la elegancia que tiene para las tomas, es delicado y dedicado, hicimos una pega súper quirúrgica y dónde aprendimos caleta.

Habíamos trabajado con la Catalina Alfaro para las máscaras de África y ahora asumió la dirección de arte, ella fue bien estricta con los colores y objetos del vídeo, si no hubiese estado a cargo otro sería el resultado. Me dejo meter estos cameos de música que me gusta y/o personajes que me identifican, el vídeo está lleno de detalles para quién quiera disfrutarlos. Estábamos buscando una protagonista y tenía que ser ella, tenía claro el concepto y le salió mortal”.

Referiste respecto a este single-video que si bien posee un pop contagioso, guarda en el fondo un mensaje melancólico algo tristón. De hecho, la letra hace alusión a una despedida, a dejar algo importante atrás… ¿De allí la inspiración de este trabajo?

“Sí, la letra de la canción es bien literal y podíamos hacer la clásica historia del quiebre amoroso y arruinarlo todo. Esta canción habla sobre lo que queda después de un cierre, que en el fondo eres tú misma contigo misma pensando, sola, en tu desorden mental y físico. Tenía ganas de plasmar lo que sentía el día que la compuse, ese desgano que termina con un baile final que te dice “la vida sigue” y que se enmarca en ese pop contagioso que tanto disfruto hacer. Me gusta el agridulce de “Y bailamos tanto”, despedirse con pena de algo que quisimos caleta, pero bailando, así hay que despedirse de lo que uno ama”.

Se integraron a Beast Discos ¿qué significa para ustedes?

“Significa algo importante, una nueva etapa con gente capa y que está haciendo las cosas bien. Es un desafío y a la vez un llamado de atención para hacer las cosas lo mejor posible. Gustavo ha sido un gran apoyo y guía espiritual ajajaja”.

Yorka Lanzamiento videoclip Y bailamos tanto foto 2 por Jorge López C

Para ir terminando… ¿Música favorita para mover el esqueleto? ¿Por qué?

“Alex Anwandter, porque me hace bailar y llorar. La cumbia igual me gusta caleta, porque la bailo como todos los estilos y funciona”.

Alguna coreografía infantil/adolescente que hayas bailado jiji ¿Qué nos puedes contar de eso?

“Me arranqué de todo lo que pude para no bailar en el colegio, hice trabajos extra para el 18 de septiembre y nunca salí en la coreografía del curso. De verdad era un desastre bailando, pero grababa a Axe Bahía en mi VHS cuando salían en Mekano y bailaba escondida en mi pieza. Me gustaba eso de seguir una coreografía, porque era mala bailando y ahí tenías como una receta. Después el reguetón te exigía demasiada sensualidad y terminó alejándome más de la pista de baile. Otro acercamiento importante al baile fue el Dance Revolution Dance, pero no daba pa la alfombra así que bailaba con el joystick”.

¿Qué sorpresas traerá “Humo”, su tercer disco próximo a estrenarse?

“Humo trae 16 canciones con caleta de peso emocional, en el disco dejé una etapa importante de mi vida y es una foto que miro con admiración, bacán salir de ahí y crecer. Hay canciones y propuestas nuevas, una forma de comunicarme distinta y por sobre todo una unificación con mi hermana que no se encuentra en los otros discos. Ahora estamos disfrutando el aperitivo del disco con el nuevo single y ha sido bacán, en noviembre lanzaremos el segundo. Se viene Humo, pero lentito”.

Agradecemos a Yorka por contarnos de todo un poco; sobre etapas antecesoras de su historia musical, lo que se viene, ciertas anécdotas personales. Aguante bailar, bien, mal, más o menos da lo mismo. Aguante poder encontrar en la música y el baile un salvavidas para expresar lo que sentimos. ¡Ya, sáquense unos pasos no sean fomes!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *